La primavera comienza el 21 de marzo, momento del equinoccio primaveral, cuando el día iguala a la noche. Precisamente por ello, durante los seis meses siguientes la luz del día será quien domine en nuestras vidas: los días se alargan, y con ello las horas de sol. La luz es el «disparador» que señala la llegada de la primavera en nuestro cuerpo. La especie humana tiene un calendario biológico que va variando con las estaciones del año, el cual funciona…