Puede resultar muy complicado encontrar a dos personas que coincidan plenamente en el concepto de “estar en forma”. Si lo entendemos desde un punto de vista deportivo, valoraremos la capacidad para realizar determinados ejercicios y repeticiones (abdominales, fondos, dominadas…) o esfuerzos aeróbicos continuados (correr, nadar o montar en bicicleta durante x kilómetros). Habrá quien se conforme con tener unas analíticas decentes, poder juguetear un rato al padel, aguantar un partido de futbol a la semana o no desfallecer en una…